México es considerado uno de los 10 países que produce más emisiones en el mundo, fenómeno que causa alrededor de 20 mil muertes, de las cuales 9 mil 600 corresponden al Valle de México, una de las urbes más grandes del mundo, así lo señaló el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

De acuerdo con el organismo, las urbes con más de 500 mil habitantes deben contar con redes de monitoreo de calidad de aire, sin embargo, la mayoría carecen del sistema; y a pesar de que la CDMX cuenta con la propia, es una de las ciudades que encabezan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para mitigar las enfermedades que causan los problemas del aire.

El auto, primer factor.

Por otra parte, datos oficiales precisan que hace dos años, la capital contaba con 5.5 millones de vehículos particulares, número que se duplicaría en los siguientes cinco años. El fenómeno ya se refleja a nivel nacional con un incremento de 29.4 millones de autos en 2018; es decir, 3.38 por ciento respecto a 2016.

Actualmente, tanto autos privados como públicos ocupan el 85% de las vialidades en CDMX, por lo que expertos prevén una inmovilidad total en la zona para 2020.

Inversión nacional para mitigar el problema

Al ser la CDMX una de las urbes más importantes del país y, al mismo tiempo, una en las que prevalece el problema de la contaminación del aire en mayor medida, el gobierno federal aumentó la inversión en energía limpia para mitigar el fenómeno a más de 11 mil millones de dólares hasta 2014.

Lo anterior ha válido para implementar nuevas normas oficiales para frenar el problema, mejorar el transporta público, ahorrar energía eléctrica y aprovechar nuevas fuentes de ésta última.

Entre las acciones también se encuentra la vigilancia de padecimientos por causa de la mala calidad del aire mediante la Secretaría de Salud y la reforestación.
De acuerdo con el gobierno federal, estas acciones buscan reducir la emisión de gases de invernadero para mitigarlo en un 30 por ciento para 2020, y en un 50 por ciento en 2050.

También se prevé una inversión de 75 mil millones de dólares en energías limpias para 2030.

En estos aspectos, la capital del país será un factor importante para aminorar el difícil estatus de la calidad del aire.

CDMX, contaminación y deuda pública

Por su parte, el gobierno capitalino que fue administrado por Miguel Ángel Mancera ha realizado inversiones exorbitantes con la finalidad de disponer de transporte público más sustentable.

Sin embargo, durante 2016, dicho mandato aumentó la deuda pública a 76 mil 459.6 millones de pesos, de lo cual, 4 mil 254.3 millones fueron destinados al pago de amortizaciones.

En tanto, en el último trimestre de dicho año, se emitió un “Bono Verde” por un monto de mil millones de pesos en tasa flotante a cinco años, así como la contratación de dos créditos con la banca comercial por 6 mil millones de pesos.

Para el lanzamiento del instrumento se precisó obtener la certificación de proyectos sujetos al financiamiento, con la intención de dar garantía a los inversionistas de que las propuestas a las que se destinaron los recursos cumplen con los criterios internacionales para el cuidado y protección del medio ambiente.

El “Bono Verde” fue invertido en proyectos de eficiencia energética y transporte colectivo, a fin de constituir un desarrollo sustentable y reducir los niveles de contaminación para concretar los objetivos establecidos en el Programa de Acción Climática de la Ciudad de México proyectado hasta dentro de dos años.

El programa busca la mitigación directa de ocho toneladas de CO2 eq acumuladas a 2020.

Parte del endeudamiento que dejó Mancera estaría plenamente justificado por obras de impacto ambiental positivo, por lo que… ¿Vale la pena endeudarse para ser ecológico?

CategoryOpinión

© 2018 by LEFP

logo-footer

            

error: Content is protected !!