El comisionado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Oscar Guerra Ford, destacó que de las 11 reformas estructurales de este sexenio, la que no “está completa” es la de transparencia.

“De todas las reformas la única que no está completa es ésta. Nos falta el fiscal anticorrupción, y eso puede parecer una niñería, de que estamos insistiendo, lo que pasa es que no se completa el asunto”, dijo.

Al participar en el foro Balance de las Reformas Estructurales, dijo que la transparencia es un “inhibidor de actos de corrupción siempre y cuando haya una sanción”, y al no existir ésta se corre el riesgo de “volverse un descarado” en los actos de corrupción.

“Es cierto que hace mucho por hacer y creo que lo más que falta es que no haya impunidad y que nos lleve a una sanción, y obviamente desarrollar todos los instrumentos preventivos como el de compras abiertas; sabemos dónde está la corrupción”, refirió.

Guerra Ford refirió que el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales está facultado por la Ley de Transparencia para quitar la excepción de las reservas de información cuando un proceso se sigue en forma de juicio, cuando existen violaciones graves a derechos humanos y por actos de corrupción.

“Pero la ley entra a funcionar hasta que está completo el Sistema (Nacional Anticorrupción) y no está completo el Sistema”, lamentó.

Consideró que la reforma en materia de transparencia ha tenido avances importantes, ya que las solicitudes de información se han triplicado en el país, alcanzando 1 millón de éstas en año y medio.

“Es cierto que todavía falta mucho por hacer y creo que lo más que falta es que no haya impunidad, que haya una sanción, y obviamente desarrollar todos los instrumentos preventivos (…) Sabemos dónde está la corrupción”, refirió.

Reformas estructurales no cumplieron con expectativas

Las reformas estructurales impulsadas por la actual administración tuvieron una “sobreventa”, lo que generó mayores expectativas que las posibilidades reales de resultados, señaló Gerardo Esquivel Hernández, investigador del Colegio de México.

Quien se perfila para ser subsecretario de Egresos en la virtual administración de Andrés Manuel López Obrador expuso que una de las razones por las que las reformas no han funcionado es porque se realizaron bajo un diagnóstico equivocado y hay fallas en su implementación.

Esquivel reconoció que el reto de la próxima administración es realizar un diagnóstico diferente y “no fallar”. Precisó que se planteó el impulso de 25 programas prioritarios, aumentar la inversión pública y que ésta se haga de manera específica para reducir la desigualdad territorial.

Roberto Martínez Yllescas, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), refirió que la ejecución de las reformas estructurales no ha revertido una “preocupante tendencia de la desigualdad”, no sólo entre la población sino entre las regiones.

“La disparidad regional en México es una de las flaquezas estructurales de la economía de este país, y es así que vemos esta brecha no solamente de crecimiento entre regiones, sino de crecimiento entre sectores de la economía”, dijo.

Fuente: El  Economista

© 2018 by LEFP

logo-footer

            

error: Content is protected !!